Make your own free website on Tripod.com
Notaria 135 del Estado de Michoacán.
Noticias

This is a photo album page.

Enter subhead content here

HOME

Semblanza del Notario | Ubicación | Servicios | Legislación | Noticias | Page Six Title | New Page Title | Page Seven Title

OPINIóN

ANALISTA

VIÑETAS

La nueva ley del notariado

 

Jorge A. Chávez Páramo/Cambio de Michoacán


Lunes 8 de Marzo de 2004. Todo hace pensar que, en breve, en el Congreso del Estado aprobarán una nueva Ley del Notariado para Michoacán, cuya iniciativa fue enviada por el titular del Poder Ejecutivo y el asunto ha provocado que muchos notarios, incluidos directivos del Colegio de Notarios de Michoacán, hayan externado su preocupación en un desplegado de prensa aparecido el 17 de febrero, desplegado en el que informan de notables incongruencias de la iniciativa para una nueva Ley del Notariado frente a la normatividad jurídica vigente en la entidad. De aprobarse tal como va el proyecto, la nueva Ley del Notariado no podría aplicarse porque estaría en contradicción con numerosos artículos del Código Civil vigente, donde se establecen los requisitos para contratos, convenios, cesiones de derechos, sucesiones, etcétera. Parece que en el Congreso no hay buenos juristas y desconocen que de aprobar esa iniciativa a contrapelo de lo que dispone el Código Civil se colocarán en riesgo de nulidad los negocios y actos notarizados en la entidad. Empresarios y personas físicas optarían por acudir a notarios de otras entidades, como Guanajuato y Jalisco, principalmente, para dar certeza jurídica a sus negocios.

El presidente del Colegio de Notarios, Juan N. Cano, abogado con muchos años como fedatario, en reunión reciente con otros notarios, juristas reconocidos, algunos maestros en la Facultad de Derecho, o que fueron destacados funcionarios en los poderes del Estado, externaron su inquietud respecto a las consecuencias de la nueva Ley del Notariado, en cuya iniciativa no se tomaron en cuenta observaciones que los notarios formalmente hicieron llegar al Congreso, a varios diputados por separado, a la Secretaría y a la Subsecretaría de Gobierno, así como a magistrados y a organismos que agrupan abogados. Se tiene la impresión de que la mayoría de los diputados que no son juristas -jamás leyeron la Ley del Notariado vigente, promulgada en tiempos del gobernador Torres Manzo, en cuya elaboración se contemplaron puntos de vista de los fedatarios, ajustando sus disposiciones a la realidad socioeconómica de Michoacán y sobre todo, a la normatividad vigente, en lo fundamental, al Código Civil. En materia de contratos, "la voluntad de las partes es la suprema ley", dice la teoría. Pero contratos fuera de la normatividad jurídica pueden afectarse de nulidad, con grave daño para los contratantes.
Los notarios dicen que por primera vez en Michoacán, para una iniciativa de ley no se toma en cuenta la opinión de quienes la aplicarán, es decir, los fedatarios. Tienen la impresión de que en torno del gobernador hay quienes le han hecho creer que no es importante la opinión de los notarios michoacanos, por lo que no deben ser tomadas en cuenta sus observaciones. Presuntamente éste es un gobierno democrático, pero en esto se asume una actitud autoritaria. El jefe de los notarios, en la ley vigente, es el gobernador. En el plano nacional, el notariado michoacano es reconocido por sus excelentes juristas. ¡Pero ya se ve que aquí no! En fin.

 

 

Enter images and other content here

Enter images and other content here

Enter images and other content here

OPINIóN

ANALISTA

VIÑETAS

La nueva ley del notariado

 

Jorge A. Chávez Páramo/Cambio de Michoacán


Lunes 8 de Marzo de 2004. Todo hace pensar que, en breve, en el Congreso del Estado aprobarán una nueva Ley del Notariado para Michoacán, cuya iniciativa fue enviada por el titular del Poder Ejecutivo y el asunto ha provocado que muchos notarios, incluidos directivos del Colegio de Notarios de Michoacán, hayan externado su preocupación en un desplegado de prensa aparecido el 17 de febrero, desplegado en el que informan de notables incongruencias de la iniciativa para una nueva Ley del Notariado frente a la normatividad jurídica vigente en la entidad. De aprobarse tal como va el proyecto, la nueva Ley del Notariado no podría aplicarse porque estaría en contradicción con numerosos artículos del Código Civil vigente, donde se establecen los requisitos para contratos, convenios, cesiones de derechos, sucesiones, etcétera. Parece que en el Congreso no hay buenos juristas y desconocen que de aprobar esa iniciativa a contrapelo de lo que dispone el Código Civil se colocarán en riesgo de nulidad los negocios y actos notarizados en la entidad. Empresarios y personas físicas optarían por acudir a notarios de otras entidades, como Guanajuato y Jalisco, principalmente, para dar certeza jurídica a sus negocios.

El presidente del Colegio de Notarios, Juan N. Cano, abogado con muchos años como fedatario, en reunión reciente con otros notarios, juristas reconocidos, algunos maestros en la Facultad de Derecho, o que fueron destacados funcionarios en los poderes del Estado, externaron su inquietud respecto a las consecuencias de la nueva Ley del Notariado, en cuya iniciativa no se tomaron en cuenta observaciones que los notarios formalmente hicieron llegar al Congreso, a varios diputados por separado, a la Secretaría y a la Subsecretaría de Gobierno, así como a magistrados y a organismos que agrupan abogados. Se tiene la impresión de que la mayoría de los diputados que no son juristas -jamás leyeron la Ley del Notariado vigente, promulgada en tiempos del gobernador Torres Manzo, en cuya elaboración se contemplaron puntos de vista de los fedatarios, ajustando sus disposiciones a la realidad socioeconómica de Michoacán y sobre todo, a la normatividad vigente, en lo fundamental, al Código Civil. En materia de contratos, "la voluntad de las partes es la suprema ley", dice la teoría. Pero contratos fuera de la normatividad jurídica pueden afectarse de nulidad, con grave daño para los contratantes.
Los notarios dicen que por primera vez en Michoacán, para una iniciativa de ley no se toma en cuenta la opinión de quienes la aplicarán, es decir, los fedatarios. Tienen la impresión de que en torno del gobernador hay quienes le han hecho creer que no es importante la opinión de los notarios michoacanos, por lo que no deben ser tomadas en cuenta sus observaciones. Presuntamente éste es un gobierno democrático, pero en esto se asume una actitud autoritaria. El jefe de los notarios, en la ley vigente, es el gobernador. En el plano nacional, el notariado michoacano es reconocido por sus excelentes juristas. ¡Pero ya se ve que aquí no! En fin.